7 técnicas para desarrollar las competencias blandas en tus equipos

28 de julio 2021
Paulo Ospina
Experto en Educación Corporativa

Recibe lo último en nuestro contenido todas las semanas

Independientemente de la profesión que tengan, las funciones que desempeñen o el equipo al que pertenezcan, desarrollar las habilidades blandas de tus colaboradores es clave para aumentar su productividad y mejorar los resultados de tu empresa.

Las competencias blandas evolucionan y se adaptan a las necesidades del mercado laboral flexible y competitivo en el que vivimos actualmente.

Adquirir habilidades blandas o reforzar las que ya se tienen permite tener profesionales competitivos y preparados para asumir los desafíos a los que se enfrente tu empresa.

Existen una gran cantidad de técnicas, consejos y herramientas para desarrollar las competencias blandas de tus colaboradores. Hoy vamos a revisar las más importantes. Veamos:

  1. Define un objetivo claro

El primer paso antes de ayudar a tus colaboradores a desarrollar sus habilidades blandas es entender qué quieres lograr con eso. Es muy difícil aprenderlas todas a la vez, por eso debes elegir cuáles son las más importantes para tu empresa y empezar con ellas.

Por ejemplo, las habilidades comunicativas impactan fuertemente el servicio al cliente y el trabajo en equipo. Empezar por este grupo y definir cuándo vas a considerar que una habilidad fue desarrollada por tus empleados es la clave del éxito de un programa de formación de competencias blandas.

  1. Prioriza las competencias más importantes

Como lo decíamos antes, existen cientos de competencias blandas. El pensamiento crítico, la comunicación clara, la inteligencia emocional, el trabajo en equipo, la empatía o la autonomía son sólo algunos ejemplos de este tipo de habilidades.

Sin embargo, es imposible abordarlas todas al tiempo y esperar que los colaboradores las desarrollen por completo. Se requiere priorizar las necesidades de tu empresa y las de tus equipos, de esta forma podrás hacer un diagnóstico objetivo y elegir por dónde empezar.

Incluso, es posible que cada equipo necesite desarrollar habilidades diferentes de acuerdo con sus requerimientos.

También te puede interesar: eBook: 5 habilidades que deben tener tus colaboradores este 2021

  1. Identifica lo que necesitan tus colaboradores

Un programa de formación de competencias blandas no puede implementarse sin escuchar primero lo que necesitan tus colaboradores y equipos. Cada persona de tu organización tiene características y procesos de aprendizaje diferentes.

Algunos colaboradores tienen muy desarrollada su inteligencia emocional, mientras que otros carecen de ella pero tienen un gran dominio de la responsabilidad y la autonomía. Cada caso es diferente y requiere un análisis exhaustivo para evitar tomar malas decisiones.

Aprender a identificar esas diferencias es clave para estructurar un programa que abarque las necesidades de todos tus colaboradores, al tiempo que adquieren nuevas habilidades que van a impactar el desempeño y productividad de tu empresa.

  1. Programa actividades enfocadas en el desarrollo de habilidades blandas

Las actividades grupales, como los retos o concursos, permiten reforzar el trabajo en equipo y consolidar las relaciones entre los colaboradores. Programar actividades como estas, aunque aún no se pueda de forma 100% presencial, impulsa el desarrollo de las habilidades blandas del equipo.

Este tipo de ejercicios les permiten a los colaboradores distraerse un poco de la rutina del trabajo y les exige trabajar en conjunto para resolver los desafíos a los que se enfrenten. Otorgar premios o beneficios a los ganadores es una excelente forma de incentivar la participación y generar entusiasmo con estas actividades.

  1. Explica los beneficios de desarrollar las competencias blandas

La mayoría de las personas han escuchado que existen las competencias blandas, pero muchos no tienen clara cuál es la importancia que tiene desarrollarlas ni cuáles son los beneficios que esto trae para ellos.

Un aspecto importante para el éxito de un programa de formación de competencias blandas es la pedagogía acerca de las ventajas que tiene adquirir este tipo de habilidades y del gran impacto que pueden tener en su calidad de vida, tanto a nivel personal como laboral.

  1. Apóyate en los líderes de equipo

Los líderes de los equipos deben dar ejemplo para que sus colaboradores entiendan la importancia que tiene para su carrera el hecho de desarrollar las competencias blandas. Por ello, es importante apoyarse en ellos para que les comuniquen a sus equipos el plan de formación, sus beneficios y sus etapas.

Además, deben ser ellos los primeros que cumplan con el programa, consuman el contenido formativo y orienten a sus colaboradores cuando tengan dudas al respecto. Enseñar con el ejemplo es la mejor forma de implementar un programa de formación de competencias blandas.

  1. Sé paciente con el proceso

El proceso de aprendizaje de las competencias blandas implica cambios en los hábitos y comportamiento de los colaboradores. No es algo que se consiga de un día para otro. Por ello, debes entender que requiere tiempo, adaptación y un cambio de mentalidad para aprender a presentar las situaciones que se presenten.

 

Para tener los resultados esperados, se deben definir objetivos alcanzables y tiempos realistas para lograrlos. Además, debe quedar muy clara la forma de evaluar lo aprendido, sólo de esa forma se podrá confirmar el avance del proceso. Estas pautas ayudan a reducir la incertidumbre y motivar al equipo a participar en el programa de formación.

Me gusta

Recibe lo último de nuestro contenido todas las semanas

Deja un comentario